Debe usted tener claro que su rol en este mundo no es otro sino ser feliz y hacer las cosas que lo hacen sonreír. No mas, no menos .҉

miércoles, 30 de julio de 2014

Despedida; Gabriel García Márquez

Gabriel García Márquez se ha retirado de la vida pública por razones de Salud: cáncer linfático. Ahora, parece, que es cada vez más grave.

Ha enviado una carta de despedida a sus amigos.
Os recomiendo su lectura, porque es verdaderamente conmovedor este corto texto escrito por uno de los latinoamericanos más brillantes de los últimos tiempos. Dice así:

“Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, aprovecharía ese tiempo lo más que pudiera

posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.

Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen.
.

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo,
me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto,
no solamente mi cuerpo, sino mi alma

A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.

A un niño le daría alas, pero le dejaría que él sólo aprendiese a volar.

A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido

Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres…., He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.

He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.

He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse.

Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrá de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo.
Trata de decir siempre lo que sientes y haz siempre lo que piensas en lo más profundo de tu corazón.

Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser el guardián de tu alma

Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo, te diría “Te Quiero” y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.

Siempre hay un mañana y la vida nos da siempre otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré.

El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo.

Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles, “lo siento”, “perdóname”, “por favor” , “gracias” y todas las palabras de amor que conoces.

Nadie te recordará por tus nobles pensamientos secretos. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos.

Finalmente, demuestra a tus amigos y seres queridos cuanto te importan.

Gabriel García Márquez

martes, 29 de julio de 2014

to you.

Perdona todas y cada una de las veces que te has llegado a sentir mal y que he sido yo quien te ha hecho sentir así, perdona si por mi culpa te has sentido furiosa, perdona por cada mal recuerdo que yo te he causado.. Es que tengo esa mala costumbre de herir siempre a las personas que quieren lo mejor para mi, esa mala costumbre de no saber que es lo que me conviene, esa mala costumbre de tropezarme más de tres veces con la misma piedra... Sé que no es un motivo para haberte hecho sentir así, pero quiero que sepas que Jamás Jamás quise hacerlo... Pero soy torpe, cometo errores y no soy tan perfecta como crees, tengo más defectos de los que conoces, de los que conocen todos. No te los diría porque no se si terminaría de escribir esto, no sé si me alcanzaría el espacio. Ni siquiera tengo palabras para explicar lo estupefacta que me llego a sentir cuando se que por mi causa te entristeces, Perdona. Perdona cada enojo que te he proporcionado, pero Te Amo y eso ningún tipo de error cambiara jamás. 

lunes, 28 de julio de 2014

Busco mi camino con la cabeza baja, viendo a las personas que viven bailando al ritmo de la música. Con el ligero pensamiento de que son los chicos lo que deben buscar a las chicas, las chicas solo se arreglan el cabello y todo lo demás que debe hacer una chica, y sigo desesperada preguntando: ¿Cómo es que llegue hasta Aquí?, a este instante en el que dudo que existan las casualidades. una canción me hace recordar hasta el momento que todo ocurrió, al día en el que empecé a sentir que algo me hacía falta, algo MÁS. Y empiezo a cantar esa canción, pensando "Así es la vida" y me levanto en la mañana dudando de cual lado sería mejor... Y ahora vuelvo y me pregunto... ¿A donde llegare esta noche?h

domingo, 27 de julio de 2014

Dejar al pasado ser... Pasado.

Pasado... Lo más hermoso, exquisito, único e irreemplazable en la vida, dicen que el tiempo es oro. Y no cabe duda de que eso es completamente cierto, aunque en este momento me coma las ideas una por una al escribir acá, frente a un computador; tratando de recordar todos los momentos que me hicieron sonreír en el pasado, y tratando de reflexionar acerca de los momentos que en vez de hacerme sonreír, fue lo contrario a eso.
¿Extrañar al pasado es morir lentamente? pues entonces podría decir que estoy un poco más muerta que viva, me propuse amar lo ya ocurrido y a esperar demasiado de lo que está por ocurrir, y quizás ese sea uno de mis peores errores. ESPERAR DEMASIADO, ¿Debo seguir soñando despierta? imaginándome un futuro con las personas que hace ya bastante tiempo se han alejado de mi presente.
Tengo unos 150 remolinos en mi mente, en mis pensamientos. Cada día más confusa, cada día más profundos, tratando se conseguir ese sueño que me hace seguir, que hará mi vida fluir, de a poquito, o de a grandes pasos. Lo más seguro es que en un tiempo recuerde este momento y diga "Que genial era el pasado"... Olvidándome que solo andaba en mi rumbo tratando de disfrutar cada momento, pero con inercia, con ganas de acabar el día para volver a dormir pensando en que hice mal hoy y en que puedo hacer para mejorar un poquito el mundo... Y al final de todo diciendo un silencioso pero muy interno "¡Gracias a Dios!" gracias a ese Dios, si es que está allí; Por todo lo desconocido que me ha dado por conocer.

En este momento se me viene una pregunta a la mente: ¿Me gusta mi presente? , ¿Me gusta en verdad lo que soy? tengo en mi mente esa duda, es un SI y un NO. No importa demasiado, al final de todo... siempre será más reconfortante recordar al pasado con una pizca de nostalgia en cada recuerdo, con la frente en alto y una sonrisa en los labios... Mi nueva meta: Dejar al pasado ser... Pasado.

lunes, 23 de junio de 2014

"...No te Enamores..."

"...No te enamores de una mujer que lee, de una mujer que siente demasiado, de una mujer que escribe... No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca. No te enamores de una mujer que piensa, que sabe lo que sabe y además sabe volar; una mujer segura de sí misma. No te enamores de una mujer que se ríe o llora haciendo el amor, que sabe convertir en espíritu su carne; y mucho menos de una que ame la poesía (esas son las más peligrosas), o que se quede media hora contemplando una pintura y no sepa vivir sin la música. No te enamores de una mujer a la que le interese la política y que sea rebelde y sienta un inmenso horror por las injusticias. Una que no le guste para nada ver televisión. Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo. No te enamores de una mujer intensa, lúdica, lúcida e irreverente. No quieras enamorarte de una mujer así. Porque cuando te enamoras de una mujer como esa, se quede ella contigo o no, te ame ella o no, de ella, de una mujer así, JAMAS se regresa..."

¿El Destino... o Casualidad?

Hoy desperté con ganas de encontrarte por casualidad, de mirarte y sorprenderme porque no espere verte en mi camino. Amanecí con ganas de conseguirte en la calle que transito para ir a mi destino, la misma que me aleja de ti un poco mas. Tengo ganas de verte pero sin quererlo y decir emocionadamente "¡Esto tiene que ser el Destino!" Encontrarte para que te claves un poquito mas en mi mente, para pensarte cada día mas, para decirme a mi misma "ya, deja de pensar en el" aunque... Encontrándote o no por casualidad te pienso, Te pienso aun mas de lo que pienso en la dieta que siempre digo que comenzare el lunes, Te pienso mas de lo que creo, mas de lo que admito.

El Viaje Paralelo... ¿REALLY? ♥

Ella:¿Qué haces? El:Nada, juego con una pelota jaja... Te extraño. Ella:Yo también, quiero verte. ¿Qué tan lejos está Roma de Madrid? El:Hmmm, no sé. Tengo una idea, pero dirás que estoy loco. Ella:¿Qué idea? El:No cuelgues, voy a cambiarme y a empacar algo de ropa. Ella:¡¿Qué?! ¿Ropa para qué? ¿De qué hablas? El:Te necesito; necesito verte. Ella:Estás demente jajaja, no eres capáz. El:¿Bromeas? Lo haré, pero tienes que hablarme todo el camino. (Empaca, sale al auto y empieza a conducir) Ella:Esto es una locura, aún no te creo capáz. El:Estoy decidido; ¡si no te veo me volveré loco, lo sé! (Se oye un frenazo y cornetas de autos) El:¡Sal de mi camino, idiota! ¡Voy a ver al amor de mi vida! Ella:¿Qué pasó? ¿Estás bien? El:Sí, sólo un imbécil daltónico que no sabe la función de un semáforo. Ella:Jajaja. Te amo. Él se queda pensativo unos segundos mientras conduce...) El:Yo también te amo. (Llega al terminal y empieza a hablar con la encargada de los boletos) El:Señorita, ¿a qué hora sale el primer tren a Madrid? Ella:¡¿Es en serio?! Srita:Sólo queda un boleto y sale en una hora aproximadamente. El:Perfecto; quiero ese boleto. Ella:¡Respóndeme! ¡Estás demente! El:Shhh. También quieres verme, ¿o no? Srita:Aquí está, disfrute el viaje. El:Gracias. Ella:¡Qué nervios! ¿Cómo me haces esto? Estás loco, Angel. El:Jajaja. Así de loco me quieres. Ella:¡No! En serio, ¿estás seguro de lo que estás haciendo? ¿Dónde te vas a quedar? El:Jajajaja. Rayos, no lo había pensado. ¿Estás en tu computadora? Ella:No, pero está cerca, ¿por qué? El:Consigue el número de un hotel cercano y me lo pasas, por favor. Ella:Hmmm, bueno; ¿cómo llamarás sin colgar? Dijiste que hablaríamos todo el camino. El:Existe más de un teléfono en el mundo, mi cielo. Ella:Tonto. ¿Tienes para anotar? El:Sí, dime. (Ella le da el número del hotel) El:Jaja gracias; ya reservo. (Él llama y reserva una habitación) Ella:No lo puedo creer aún, de verdad. El:Cálmate; no es nada comparado con todo lo que yo haría por ti. Ella:Cállate, eres un tonto. El:Te amo. Ella:Yo también te amo. El:Estoy aburrido, divierteme mientras espero al maldito tren. Ella:¡No maldigas! Maldita sea. El:Jajaja tonta. Ella:Estás demasiado demente. El:¿No tienes otra cosa que decirme? Ya sé que estoy demente jajaja. Ella:Hmmm, ¿cómo se supone que te divierto? El:No sé; creo que ya subiré al tren. Ella:¿Te dejan ir con el teléfono? El:Eso espero, dije que hablaríamos todo el camino. (Entra al tren; por suerte, aún hablando por teléfono) (Ella ríe con un tono de ironía) El:¿De qué te ries? Ella:De nosotros, esto es increíble. El:Si no quieres no lo hago. Ella:Jajaja estás en el tren, no hay vuelta atrás; a demás, si quiero y lo sabes. El:Jajaja es verdad, igual no pienso dar marcha atrás. Ella:¿Qué se supone que le diré a mi mamá? El:No sé, tampoco lo había pensado. Ella:¿A quién engañas? Tú no piensas jajaja. El:Gracias, yo también te quiero, corazón. (Tono de ironía) Ella:Sabes que sí jajaja. El:Si no fuera así, no estaría en esta locura. Ella:Dime qué ves. El:Mucha gente, muchos asientos... (Mira por la ventana.) Hmmm, árboles, más gente, casas. Ella:Quiero estar ahí contigo. El:Aquí estarás cuando te secuestre y nos escapemos jaja. Ella:¡Sí, claro! El:Esto se está moviendo ya. Ella:Qué locura, no puedo creerlo. El:Es real, nos veremos en unas horas. Ella:¿Qué llevarás puesto? ¿Cómo te reconozco? ¿Dónde nos veremos? El:Cálmate, una pregunta a la vez jaja. Ella:¡Responde, no es chiste! El:Sueter blanco, jeans, gorro blanco... ¿Podemos vernos en el parque del que me hablaste? Ella:¿El que está aquí cerca de donde vivo? El:Sí, ese. Ella:¿Cómo sabrás cómo llegar aquí? El:Preguntando, supongo, después me las arreglo, es lo de menos. Ella:¿Es en serio todo esto? El:Amor, estoy montado en un tren; escuchaste mientras compraba el boleto; casi que me reservaste la habitación del hotel; ¿Te queda alguna duda? Ella:Es que es tan surrealista; esto no pasa; no a mi. El:Está pasando. Ahora dime: ¿cómo te reconoceré? Ella:¡Ni siquiera sé qué ponerme! El:-En voz baja- Mujeres... Ella:Cállate, te escuché. El:Jajajaja perdón, perdón. ¡Ya dime! Ella:¡No lo sé! -Se levanta, busca entre su ropa- ¡No tengo nada para ponerme! El:Qué exagerada, algo ha de haber; sino así mismo como estés. Ella:¡¿Qué?! No, estoy en pijama, Angel. El:No me importa lo que lleves puesto, me importa que seas tú. ¡Quiero verte ya! Ella:Ya, después veré; mientras busco, dime qué ves. El:El cielo... Ella:¿Cómo está? Descríbelo para mi. El:Azul, con pocas nubes... Tienes que verlo, le tomaré una foto. Ella:Tómate una foto a ti también. (Le toma la foto a la ventanilla y una a él con los ojos cerrados con fuerza y sacando la lengua) El:Ya está, salí feo, ya no me vas a querer. Ella:Jajaja ¡Quiero verla! El:Quiero una foto juntos. No, ¡quiero MUCHAS fotos juntos! Ella:Qué vergüenza que me vean contigo, mejor no jajaja. El:Jajaja ok. ¡Me quiero bajar del tren, el amor de mi vida ya no me quiere ver! Ella:¡Cállate, loco! Qué idiota eres, ¡qué idiota! El:Tú te lo buscaste jajaja. Ella:¿Cuánto falta? El:No lo sé, no mucho, supongo... (Pasadas unas horas el tren se detiene, él se baja y busca su equipaje) El:¿Dónde puedo alquilar un auto? No te sacaré a pasear en bus jajaja (Ella le dice el sitio, él para un taxi y va por un auto; luego empieza a conducir a la casa de ella) El:¿Dónde era? Ella:¿Dónde estás? El:Jajaja no tengo idea. Espera, ya sé. (Para otro taxi y le indica la dirección a donde va para que lo guíe) El:Soy un genio; le dije a un taxista que me conduzca hacia allá. Ella:¡Y yo aún no sé qué ponerme! El:Estoy cerca. Ella:¡¿Qué?! ¡¿Ya?! El:Sí, pero antes tengo que comprar una cosa, tienes tiempo. Ella:¿Qué cosa? El:¿Qué te importa? Jajaja no te quiero decir. Ella:¡Dime! El:Ehmm, nada, nada, ya voy para allá. Ella:Hmmm ok. (Se detiene en una floristería y compra la rosa más bella del lugar) Ella:¿Qué es eso que se oye? ¿Dónde estás? El:Nada, ya voy en camino. Ella:¡Nunca me dices nada! El:Ya tendrás oportunidad de golpearme por eso jaja. Ella:Sí, es lo primero que haré. El:¡Escucha! Pon atención. Ella:¿Qué? (Le sube el volumen al radio del auto; se oye "just the way you are" - Bruno mars) El:When I see your face... Ella:¡Te odio! Cantas feo, cállate. El:No me importa, canta conmigo. Ella:No, eres demasiado tonto jajaja. El:Estoy en el hotel que me dijiste. ¿Ahora hacia dónde? (Ella le indica la dirección y él llega a la puerta de la urbanización, donde habla con el vigilante) El:Buenas tardes. Vigilante:Sí, ¿qué se le ofrece? El:Vengo a ver a Andrea Gutierrez. Casa número 10. Vigilante:Ok, pasa. El:Gracias. Ella:¡Dios! El:Dios no; Angel, por favor. Ella:Imbécil jajaja. El:Ya estoy afuera, no sé qué casa es la 10, así que iré al parque. Ella:Espérame ahí. El:Estoy nervioso, ya no quiero jajaja. Ella:¡Vete, pues! El:¿Después de todo lo que recorri? Estás loca. Ella:Ya estoy lista, voy para allá, ¿ya puedo colgar? El:¡No! Quiero verte llegar hablando por teléfono. Ella:Jajaja ¿por qué? El:¿Qué haré mientras vienes? Hablarte me calma. Él está sentado en uno de los bancos del parque impaciente por verla y escondiendo la rosa detrás de sí. No para de reirse de los nervios por el teléfono y no puede evitar mirar hacia las casas a cada segundo para verla llegar. De pronto ve que alguien se acerca; una chica de cabello largo y castaño. La chica está sonriendo y sosteniendo un teléfono. Ella lo mira y baja la cabeza riendo de los nervios. Los dos se sonrojan. Él se levanta y va hacia donde está la chica. Ella:¿Hola? Jajaja qué locura, en serio. El:Wow... Ella:¿Qué? Cállate, estoy demasiado nerviosa. El:¿En serio eres tú? Ella:Duh, tonto. El:Eres demasiado hermosa. Ella:¡Cállate! El:Tengo algo para ti. (Saca la rosa y se la entrega mirando fijamente sus ojos mientras ella casi no puede sostenerla de los nervios) Ella:Gracias... Qué hermoso. El:No podía llegar con las manos vacías. Ella:¿Nos sentamos? Creo que tenemos demasiado de qué hablar... El:Claro, vamos. (Se sientan en el banco donde él esperaba en un principio y comienzan a hablar. Ninguno de los dos puede creer que el otro esté así; tan cerca) El:Ven, vamos a los columpios. (La toma de la mano y van corriendo como niños; se sientan a seguir conversando) Ella:Dime, ¿soy como imaginabas que sería? El:No... Eres aún más perfecta... A ti puedo tomarte de la mano y ver como te sonrojas cuando te ries. Ella:Cállate. (Lo suelta y se cubre la cara con sus dos manos. El rie tiernamente al ver que se ruborizó por lo que dijo. Toma una de sus manos y empieza a jugar con sus dedos. Ambos se miran. Él le aparta el cabello de la cara rozando suavemente sus mejillas y ella toma su mano. Ambos sonríen, no pueden creerlo...) Ella:Quiero ver la foto que le tomaste al cielo y la tuya. El:Listo, pero no puedes burlarte de mi. Ella:Trataré, pero sé que saliste muy feo. (El saca la cámara y le enseña las fotos. Ella se queda mirando la foto de él con ternura y una sonrisa se forma en su cara) El:Ya viste, jaja devuelveme la cámara. Ella:No, sonríe. (Ella apunta la cámara hacia él y le saca una foto) El:Ey, tenemos que salir los dos, sino no vale. Él se levanta y toma la cámara; se inclina detrás de ella poniéndose a un lado y enfoca la cámara hacia los dos. En eso, sin querer, sus mejillas se rozan y él se aleja un poco para voltear a mirarla. Ella hace lo mismo y se miran mutuamente. Él se acerca y cierran los ojos. Roza sus labios con los de ella y empieza a besarla a lo que ella responde. Fue el beso más hermoso, el momento más hermoso en la vida de ambos. Al darse cuenta de lo que estaba pasando, se separan un poco y se abrazan. No quieren que ese momento se termine. Ella, tartamudeando y casi sin poder hablar de los nervios, finalmente dice:¿Y la foto..? El:Claro, la foto... Ambos sonríen y él toma la foto. Se queda admirandola unos segundos y, sin quitarle los ojos de encima a aquella cámara, toma la mano de ella y la aprieta suavemente. Él despierta con lágrimas en los ojos, le da un golpe a la almohada y se vuelve a dormir...